sábado, 12 de marzo de 2016

Apunte sobre una golondrina

Sombra sobre la frente.
O Sueño.
La golondrina escribe un lejano azul oscuro
en la pizarra del cielo.
Es tarde, tarde.
La golondrina
ha dibujado el rizo
que cortaron de un ángel proscrito y sin recreo.
La tarde es gris y fresca; la primavera, antigua;
la golondrina pasa y gira, enajenada,
sobre la frente, sobre el encerado
del tiempo.
Pequeña golondrina, vieja sombra,
escribe en letras grandes, limpia mi frente
de pensamientos;
golondrina de años, pasa y deja
sobre mi frente el leve trazo,
el humo frío de tu tarde,
la delicada firma de un recuerdo.

jueves, 10 de marzo de 2016

Arquíloco

(Escribí hace tiempo este soneto como un pequeño homenaje a un lejano amigo, Arquíloco de Paros, el poeta mercenario. Se incluyó en "Cantigas y cárceles")


ARQUÍLOCO

Astados vientos de encendido vino
juntabas a las rosas de las brisas:
era la lanza a tus jornadas lisas
como la arena al sueño sin destino.

¿En qué recodo del cruel camino
te verías llevado por precisas
furias de luz? ¿Qué halagos, qué sonrisas
dieron tus llagas a un clamor salino?

¿Qué atardecer, al fin, labró el espejo
de tu rostro perdido, en qué añoranzas
deshilaba su sombra el mercenario?

Con tu música sola, allí te dejo;
en tu noche de duende sin horario,
frente al hombre de mares y mudanzas.


(De "Cantigas y cárceles", Sevilla, Isla de Siltolá, 2011)